lunes, marzo 20, 2006

Ella y él

Era un domingo más, uno como cualquiera desde hace ya más de treinta años, o eso parecía. Ella hacía el aseo mientras masticaba la cotidiana, no por eso menos tormentosa, pregunta de que hacer de almuerzo, él regaba el patio mientras saludaba a los vecinos que pasaban, más de alguno le tiró una talla aludiendo a que eso era solo el comienzo de las consecuencias de la llegada de una mujer a la Moneda.

En realidad no era un domingo más, era el último domingo de verano, el olor a tierra mojada transportado por una fresca brisa lo recordaban. Sería eso una razón suficiente para hacer un asadito???...para él si lo era, bastaba saber si vendría el hijo, la nuera y las nietas, eso en realidad era suficiente razón, verano o invierno daba igual ....ahhp, y la mamá (la mamá de ella, aunque él también le decía así), a ella también habia que avisarle.

Ella aún hacía el aseo (la geometría del parquet no es del todo óptima a la hora de pasar la virutilla), él hacía los llamados respectivos, la mamá no vendría, el hijo, la nuera y las nietas tampoco, era tarde ya para visitas sorpresas y el otro hijo estaba demasiado lejos. Ella terminaba el aseo y él refunfuñaba con la soledad. Ella le preguntó que hacer de almuerzo, él iba a responder lo primero que se le viniera a la cabeza, pero entonces la miró...la miró y comprendió que no estaba solo, que desde hace algún tiempo ya no se sentía solo estando con ella, pensó en el asado, pero era mucho trabajo para compartirlo solo entre ellos, era domingo y había que descansar...pollito asado!!!, vamos a comprar un pollito asado respondió. Ella fue a la vitrina a buscar un billete para pasarle, hasta ahí era lógico, era él quien iría a comprar el pollo, de él era la idea, pero él estaba ahí esperandola, a ella y no al billete, fue entonces que comprendió, habían pasado tantos años, años de amargos desencuentros, había detestado con todo su corazón los domingos, pero ahora...ahora y desde hace algún tiempo era diferente, ahora lo entendía y en su corazón se esbozaba una sonrisa. Lo miró, guardó el billete en su monedero y le dijo vamos.

Caminaron de paso firme, pero no apresurado, conversaban de lo que viniera, no iban de la mano, pero iban más juntos que nunca pisando pisadas, y los otros, su hijo, su nuera, sus nietas, la mamá y yo, pisabamos las suyas seguros de ir esta vez por el buen camino.

16 comentarios:

Ali dijo...

Bravo!!! Bravo!! Bravo!!
WoW... viaje a una quizas realidad con tu relato...
Le diste esos tokes que muchas veces no le damos importancia para agregarlos a un relato...
La virutilla en el piso... el billete... notaaable!
Dice y deja imaginar mucho!
Me encanto, sera por que me senti ahi?
Nos leemos, vemos y escuchamos pronto!
Ali.

Feñomeno dijo...

Ali!!!!!!!!!, gracias por tus palabras generosas, que rico que te haya gustado y si te sentiste ahí, entonces fuimos dos ;)...
Y si pués, nos leemos, vemos, escuchamos y posteamos pronto...

Anónimo dijo...

¿el camino de la fantasia a la realidad?

Feñomeno dijo...

...o de la realidad a una realidad soñada, casi fantasiosa...;).

Estepario dijo...

buena feña, me gusto mucho tu relato, tán cotidiano, pero tan esperanzador...

Feñomeno dijo...

Gracias Estepario, siempre un honor recibir un post tuyo (no por nada estas en mis favoritos...jejeje)...
que rico que te haya gustado,
Saludos,

Claullitriche dijo...

me encantan tus relatos imaginarios que terminan siempre posados en la realidad....
un saludo de primavera

Feñomeno dijo...

Los limites entre lo real y lo imaginario aveces no son claros, al menos no para mí y espero que sigan no siendolo... ;).

Gracias Clau por el post, una sonrisa llovida primeveral para ti,

Cathy dijo...

Feña!!! No pude dejar de pensar en Halcón Rojo Mayor cuando lo lei...estas frases lo revelan.. "el hijo, la nuera y las nietas" "....ahhp, y la mamá (la mamá de ella, aunque él también le decía así)" y por supuesto "el otro hijo estaba demasiado lejos"...la vitrina...
Tal vez me equivoco y no pensaste en él al escribirlo...pero para mi era él...
Me gusto mucho, mucho :-)

Feñomeno dijo...

Hola Cathy!!!
Veo que me has descubierto, eres toda una profesional...jejejeje...
Ella y él son bien quien piensas, y el relato si bien es en gran parte imaginario, está inspirado en una conversación telefonica que tuve con "ella"...
Me alegro que te haya gustado y que haya pasado a postear, así se me hace la idea que no estan tan lejos...;)
Saludos de Halcón Rojo menor,

Mademoiselle Peligro dijo...

Hola!
Gracias por pasar a 'visitarme', en verdad, qué agradable sorpresa.
Buena historia. Creo que desde pequeños nos enseñan a desear algo parecido a eso, pero siempre se trata de ideas confusas que ahora, gracias a tu texto, pude entender.
Excelente!

Un abrazo

Feñomeno dijo...

Bueno, creo que demas está decirlo, es un placer "visitarte"...esta muy bueno tu blog...y gracias por pasar a postear, más bien gracias por el post...
Saludines,

Gata con SuerT dijo...

Mis ojos se nublaron, y ahora las letras se mueven entre gotas en la pantalla, que hermoso post. Te felicito...

Feñomeno dijo...

hey!!!, gracias por el mensajillo que me has dejado, cortito, pero POWER...me gustó mucho...
Bss,

Anónimo dijo...

Very best site. Keep working. Will return in the near future.
»

Anónimo dijo...

Greets to the webmaster of this wonderful site. Keep working. Thank you.
»