domingo, octubre 29, 2006

Jamas podré olvidar a mi jardín hermoso...

Y pues sí, volví... volví, dejando atrás tantas cosas lindas... hay tanto que contar, tanto por recordar, tanto por extrañar, pero también tanto por vivir (eso según las líneas de mi mano), tanto por sentir, tanto por descubrir... en fin, así es la vida, localmente infinita, pero globalmente finita.

Es esa local infinitud, que en contraste con la global finitud, no me permite contar todo lo sentido, todo lo vivido, todo lo extrañado... sin embargo quiero contar, quiero compartir, poco a poco, lentamente (eso me recuerda una canción), pero por donde partir, se me pierde el orden en el ejercicio de recordar. Quizás hablar de esas puertas que se cerraron, o tal vez de las que se abrieron... de las decisiones tomadas o de las que están por tomarse... de lo comprendido o de las nuevas preguntas... mhhh, por todos lados hay claros y oscuros, aunque para hacer justicia debo decir que los claros, fueron los más... que estos dos meses fueron por lejos buenísimos, y que realmente no tengo de que quejarme... cuanto cariño recibí, cuantas sonrisas se me dibujaron, cuantas sonrisas me regalaron, fue tanto lo bueno, que me puse más sensible, mmmhh, me emociona solo empezar a recordar, es tan fuerte (y esto no lo había experimentado), que no puedo profundizar mucho en los recuerdos, pues el corazón se me aprieta y los ojos se me nublan.

Yap, pero quiero contar, sí, poco a poco, lentamente.... y sigo... pasados los primeros días de algarabía, por fin tuve tiempo de buscar, de buscarlo... sí del niño arcoiris hablo, y pues sí, lo encontré, me encontré... jugaba como tantas veces lo hice en mi niñez, tenía un globo, ya no recuerdo el color, aunque que más da, digamos que era de color arcoiris... jugaba a ser un futbolista prodigioso, un futbolista dotado de talento sin medida para dominar el balón, pero claro, que fácil resulta cuando se cambia el balón de fútbol por un globo, es casi como poner todo en cámara lenta... lo más curioso es que me entretenía tanto, bueno sobre todo tomando en cuenta que jugaba solo (como tantas veces)... más curioso es que mi madre (y se aprieta el corazón, y se nubla la pantalla...un suspiro atemporal se escapa, y sigo...) me veía y no emitía juicios sobre lo ridículo que podía verme repitiendo mis rutinas infantiles, mas aún, estoy seguro que ella también veía lo que yo, estoy segura que ella me acompañaba en mi atemporalidad.

Tantos recuerdos, tantos, tantos, pero aún en la imposibilidad de contarlo todo, la motivación por contar una parte de todo, no disminuye, claro, poco a poco, lentamente... mhhhhh, que rico se come en casa, bueno, que rico se come donde uno es querido (ahora es el estomago el que se me aprieta...jejeje)... pero, bueno, no era eso lo que quería contar... en realidad, quería hablar un poquito de mi jardín hermoso, creo que no he hablado mucho de él... mi jardín hermoso es el lugar donde nacen mis recuerdos, donde nacen muchas de mis motivaciones, es uno de los pocos lugares donde mi soledad no puede entrar, quizás de ahí mis ganas de arborecer. El jardín hermoso fue y sigue siendo uno de los lugares favoritos del niño arcoiris, tardes enteras se le iban entre la contemplación y el intento de ser parte de él, y no exagero al decir que parte importante de mi personalidad la he heredado de mi jardín hermoso.

De Francisco Repilado si les he hablado, bueno tal vez decir "Compay Segundo" (su nombre artístico) diga mucho más. Y si se preguntan que tiene que ver el gran Compay en todo esto, pues debo decirles que él también tenía su jardín hermoso, sí, y escuchar "Huellas del pasado" (una de sus hermosas canciones) me tele-transporta directamente al mío. Bueno, justamente es esa canción la que me hizo rebautizar mi antiguo jardín, como "mi jardín hermoso"... en fin, hay muchas otras cosas que comparto con Compay, por ejemplo el también tuvo una Puchunguita (el corazón que se aprieta, una puerta que se cierra... y sigo), pero bueno, ya he hablado bastante por hoy,... parte de lo que resta por contar, lo contaré en una próxima ocasión.

P.d.: Gracias a mi jardín hermoso por adelantar su florecimiento, y permitirme contemplarlo una vez más.

9 comentarios:

Estepario dijo...

Me alegra que llegaras bien Feña, lamentablemente no pudimos compartir mucho, pero seguiremos comunicandonos via blog.

Paulina dijo...

Hola mi niñoooo que lindo lo que cuentas y se siente sabes? me alegra que tehayan llenado a mimitos que siempre son bien recibidos de quieens nos aman :-)
Tu jardin pues florecio por ti las plantas captan muchas cosas y seguro te hicieron ese regalo de puro contentas :-)
Un beso enormeeeeeee

Ratoncilla dijo...

Siempre fuiste y sera el niño arcoirirs , traes colores por donde pasas y siempre logras dibujarme sonrisas :-) como no vas a ser el niño arcoirirs entonces :-)
Miles de abracitos y una alegria inmensa verte aaprecer denuevo :-)

Claullitriche dijo...

"...la vida, localmente infinita, pero globalmente finita..."

que bonito Feña! me encantan tus pensamientos!

seguro que hay mucho vivido, pero nunca todo podrá ser contado; deja decantar esos días, y quizás aparezca algo más que contar del viaje... sino que los recuerdos queden donde están, a salvo de perderse...

de todas formas tu referencia al jardín de tu infancia ya dice mucho... te imagino así, conectado a las raíces de eso que eres(as?) en Chile... entre rosas y calas...

un besote niño arborescente!

Feñomeno dijo...

Mister Estepario!!!

Gracias miles por tus palabras, y pues si, no nos vimos tanto, pero igual compartimos buenos momentos que es lo más importante.

Un blog-abrazo,

Ratoncilla!!!

Pues si, muchos mimos, muchas sonrisas, fue un hermoso viaje, y si bien fue dificil partir, poquito a poquito me voy re-habituando, y contentandome de estar aquí, en este hermoso país...

Y que rico estar en el blog-mundo de nuevo, sobre todo con bienvenidas como esta.

Bss de queso,

Clau!!!

Pues si, día a día los recuerdos van haciendose más recordables. Poquito a poquito iré reviviendo este viaje que tan sacudidor resultó (desde la partida)...

Bss entre rosas y calas,

Silencio dijo...

Q lindos recuerdos, gracias por compartirlos,besitos

Feñomeno dijo...

Silencio:

Gracias a ti por compartir tu tiempo leyendo mis escritos, y posteandolos.

Bss de domingo por la noche,

Vampire dijo...

...hermoso lo que escribiste, me da melancolia hacia mis propias raizes... un abrazo

Feñomeno dijo...

Vampire!!!

Que rico tenerte de nuevo por estos lados, y que bueno que te gusto mi escrito...

Bss y nos estamos visitando,