sábado, marzo 24, 2007

Hay verdades

Hay verdades luminosas y sonoras, inútil cerrar los ojos, inútil no querer escuchar. Hay verdades luminosas y sonoras y hoy me encontré con una de ellas mientras tropezaba con un sueño, hoy me encontré con una de ellas y me encantaría que hubiese sido tan solo un sueño.

Hay verdades que uno ve venir y las hay de las otras, de esas que llegan de golpe... la que hoy me encontré, era de estas últimas... sería tal vez que estaba distraído, sería tal vez que había poca luz, sería (quien sabe?) que venía disfrazada de mentira... el punto es que estas verdades sacuden y vaya que fuerte sacuden.

Hay verdades que llegan para hacernos comprender, otras que llegan a confundir, pero la que me encontré hoy, me confundió al hacerme comprender. Hay verdades que vienen a quedarse y otras que se van tan rápido como llegaron... la que me encontré hoy no sé cuando partirá. Hay verdades relativas (con gusto a mentirillas) y verdades absolutas (entes más bien abstractos)... imaginen ustedes de que tipo era la que me encontré hoy. Las verdades nunca llegan solas, es verdad, pero todo esto (quizás no todo), aunque ustedes no lo crean, es una gran mentira (incluido esto último).

8 comentarios:

Fran... dijo...

Excelente tema. Las verdades y las mentiras.
Las verdades nunca son absolutas cuando fueron consecuencia de una mentira.

Recuerdo cuando alguien me dijo: quizás cuando te decía que te quería, era porque eso era lo que quería sentir, y me mentía a mi mismo....

Tres meses después de eso comprendí que eso que había dicho era mentira. Plop.

Las verdades no son absolutas menos si las dice alguien que no sabe ni donde esta parado. Eso ya lo aprendí.

BdA dijo...

Yo no se reconocer la verdades la unica verdad que se, es que tengo muchas verdades a mi alrededor a las que le he cerrado los ojos para nunca verlas.

Una de las Moiras...¿O Gorgona? dijo...

Hay verdades luminosas y sonoras a las cuales nombro: mentiras. Vivir la realidad es -tan solo- vivir mentira que sueña; que nos inserta en su mundo y terminamos creyendo que es tangible: real. Y en efecto. Todo, todo, es una gran mentira.

Claullitriche dijo...

...Uf! Feña, que bello texto...


...pocas cosas tan relativas como la verdad y la mentira... por opción, por percepción, por omisión, lo cierto puede sernos falso, y la realidad un mero espejismo...


...todos buscamos verdad, LA gran verdad, verdades ocasionales... dentro de nosotros, afuera...buscamos sin descanso, sumergidos en un mundo de mentiras, en nuestra propia gran mentira, aquella que nos salva del absurdo...


...y quizás finalmente, sólo el poeta tiene la razón:
"[...]palabras
para ocultar quizás lo único verdadero: que respiramos y dejamos de respirar"...

(JORGE TEILLIER, "DESPEDIDA", 1961)

Claullitriche dijo...

...PS: que buena foto! tantos colores en plena noche... niño arcoíris...

Feñomeno dijo...

Hay verdades que duelen, hay verdades que alivian y en medio toda una gama de posibilidades.

Hay verdades!!!... mmmh... hay verdades???. Lo cierto, es que hablar de la verdad es un tema bien complejo, demasiado complejo... yo creo que ni un blog dedicado enteramente a ella bastaría para comprenderla a fondo.

Me encanta que aún en la ligereza con que he tomado el tema, la discusión no haya escapado... nada como discutir (en el sentido positivo de la palabra). Siempre se gana comprensión cuando se discute con la mente abierta.

Es curioso, pero tal vez lógico que la mentira aparezca como un ente real, mientras que la "verdad absoluta" aparezca como algo más bien abstracto y quizás en ese sentido, parezca natural que la manera más tangible de entender la verdad es como una mentira.

Para convencerse de que algo es mentira en muchos casos basta con un hecho concreto. Convencerse de que algo es verdad lleva consigo de manera implícita un acto de aceptación, un acto de "fé".

Así, una mentira siempre será una mentira, y la verdad estará por siempre condenada a ser una potencial mentira.

Uff!!!... en fin, ya hablaremos más de esto en una próxima ocasión.

Cariños cargados de lluvia primaveral,

Antonia Romero dijo...

La mentira de un Rey, salvó su reino. La verdad, le dio descanso.

Saludos

Feñomeno dijo...

El arte de contar una historia en una linea... una linea perfecta...

La verdad una vez dicha es una carga menos en nuestras espaldas... la mentira una vez dicha es un peso dificil de sacarse de encima.

Saludos y gracias por pasar,