jueves, julio 13, 2006

En colores ajenos I

Siempre he pensado que para que un día deje de ser un día más a marcar en el calendario, no se necesita mover montañas, si no tan solo un poquito de suerte (de la buena o de la mala), un segundito más aquí, un segundito más allá, pueden bastar para cambiarle el rumbo a una jornada promedio. Sin embargo, nunca pensé que esto podía ir tan lejos, lo que me ha pasado hoy, pues simplemente escapó a mi imaginación.

Bajaba las escaleras en el rito habitual de comprar el diario que acompañaría el cotidiano café con tostadas, estaba por dejar el último peldaño atrás cuando una idea fugaz pasó por mi cabeza...mmmh, demasiado fugaz...tan fugaz que no supe (y no sé) que diablos era esa idea, pero...pero me quedó una sensación, como que me dieron ganas de respirar más profundo, me sentí más liviano diría....podría decir que la idea me dejo motivado, pero motivado a que???...mmmh, pensé un rato, estudié la sensación y descubrí, o más bien me convencí de que estaba motivado a escribir, pero a escribir que???...supongo que sobre la idea, pero ya no la recuerdo, nunca la recordé...era una idea sin memoria, una idea que sin dejar huella me dejo un halo de motivación, un halo de motivación a escribir sobre ella...a escribir sobre...mmmh, ni idea.

Finalmente me olvidé del diario, y subí por las escaleras...el día comenzaba a dejar de ser promedio...no diario para el desayuno, no ascensor para subir...mmmh, tendrá tostadas esta mañana???...pues tostadas hubo, y café también, no hubo lectura, pero no hacía falta, tenía suficiente con pensar en una idea que no recordaba. Pensando y pensando se me agotaron los cinco minutos de adelanto con que salgo todas las mañanas al trabajo, pero seguí pensando... pensando en que???... en la idea pues... en que idea???... pues en esa de la que no me acuerdo.

Sabía que la idea me había motivado a escribir, y dadas las circunstancias estaba claro que no partiría al trabajo sin haber escrito antes lo que esa idea quiso impulsarme a escribir, pero como no sabía que era eso, pues primero tenía que averiguarlo...ya me había tomado: el desayuno, mis cinco minutos de adelanto y otros cinco más en averiguaciones...estaba claro, esto tenía para rato...y en el trabajo no iba a trabajar teniendo esto en la cabeza...decidido, hoy no iba al trabajo, después de todo, este día ya estaba lejos de ser uno promedio.

Llamada al trabajo, enfermedad inventada...ya nada se interponía entre la idea y yo, salvo el recuerdo. Recuerdo que tuve una idea, pero no recuerdo que idea, recuerdo que me motivó a escribir, pero no sé que....ahhh, me voy a volver loco!!!.

En medio de todo el lío tuve un momento de lucidez, y pensé que sería bueno si quería escribir, tener a mano todo lo necasario... dicho y casi hecho... escritorio, hojas blancas, la pluma y laaaa... tinta... la tinta, donde está la tinta???... mi adorada tinta negra, no estaba por ninguna parte...busqué y busqué, pero no la encontré...y ahora que???...mis vecinos!!!, si mis queridos vecinos, alguno de ellos debe tener tinta.

Mis vecinos son un cuento parte, y cuando hablo de vecinos me refiero a mis vecinos de al lado (de un lado una pareja, del otro una chica), los de arriba (otra pareja) y el de abajo (un muchacho)...al resto (los del pasillo), se podría decir que no los conozco, con ellos no comparto ruidos, ni silencios, por lo tanto es como si no fuesen mis vecinos.

continuará....

4 comentarios:

Paulilla dijo...

dibujaste una sonrisa en mi cara... gracias por tu comentario, me animó la semana.

pero eso no fue todo... no, no, nooo... me puse a leer lo que escribiste y me facinó. Cuándo la continuación???.

Yo comencé mi blog por la misma inspiración que sentiste, esa sensación de escribir algo... no sabía qué... después de consultarlo a la almohada lo hice...

te sigo leyendo...
saludos!

(la leche estaba riiica, hace mucho calor por esos lados?)

Feñomeno dijo...

Hola Paulilla!!!

Que bueno que se te ibujo una sonrisa con mi post, ojala dure harto...nada más lindo que una sonrisa cuando es verdadera.

Pues nos estamos visitando, y espero ecribir pronto la continuación de este escrito,

Bss,

(a mi no me quedaba ni leche, ni cacao...jejeje)

Silvana dijo...

Me gusto tu post. Que bello que vivas en Francia. J'adore la France...

Feñomeno dijo...

Moi aussi, je l'adore!!!